Sorry, no posts matched your criteria.
Image Alt
 • Expertos  • Con los zapatos bien puestos
’’

Con los zapatos bien puestos

Te emocionabas cada vez que se acercaba esa hora. Sentías la puerta del auto cerrarse o unos pasos aproximarse a la puerta y corrías a su encuentro. Era la hora a la que llegaba papá, a veces contento, a veces cansado pero siempre impecable, con los zapatos bien puestos, esa estampa de caballero y por supuesto, con una historia por contar.

Tú lo observabas con atención y admiración. Sus pasos te guiaron a tomar decisiones, sus consejos y anécdotas también sirvieron para sortear obstáculos, saltar charcos, a veces en un dribbling brillante; otras en pasos lentos y a ratos dubitativos pero siempre guardando la entereza.

Hoy es momento de ponernos en los zapatos del otro. De cuidar lo que más  queremos. En medio de la distancia evocamos recuerdos que nos llevan a esos momentos con papá : esas tardes de maestreo reparando algo, ese tremendo reto la primera vez que tomaste su auto, cuando te enseñó a andar en bici, a afeitarte, a hacer el nudo de la corbata o quizás te ayudó en esa tarea de matemáticas que estaba difícil.

Papá no sale de casa sin los zapatos lustrados e impecables. Se esmera en mantener el auto a la perfección, limpiándolo como si fuese una joya. Es de esos old school gentleman que creen en la inversión de tiempo y energía para mantener lo que más aprecia. Con su ejemplo, nos enseñó  ser responsables y a preocuparnos por lo que valoramos.

Quizás los arrumacos no eran lo  suyo pero a medida que fuimos creciendo, llegando a la adolescencia y posteriormente a la adultez, nos dimos cuenta de que hay infinitas maneras de demostrar cariño. La dedicación y el compromiso eran su forma de demostrar amor.

 A su lado, nos sentíamos seguros desde niños porque sabíamos que papá nos quería y por ende, nos cuidaba. Y fue él, quien nos enseñó a ser expertos en cuidar lo que amamos.

Este será un Día del Padre diferente pero a pesar de la distancia, el legado de papá se hace aún más presente. En medio del contexto actual hemos aprendido a evocar esos recuerdos para acompañarnos, a valorar un abrazo, una carcajada, un consejo.

Hoy más que nunca, reconocemos los pasos de papá en los nuestros. En cada desafío, cada decisión, cada logro y fracaso, cada lección, cada ocasión en que te pillas actuando igual que él y hasta teniendo sus mismas mañas y riendo, piensas “soy igual a mi papá”.

Hoy, ser responsables es mantener la distancia para poder abrazarnos más adelante. Gracias papá por enseñarnos a cumplir, a proteger, tener consciencia, ser sensatos, armarnos de valor cueste lo que cueste y hacernos cargo.

Tal como cuando esperabas a papá desde niño, ansiamos tanto el momento en que se levanten las barreras para poder estar a su lado, escuchar sus historias y reír juntos. Cuando eras pequeño, eran sólo unas horas. Hoy, la distancia nos enseña una lección y nos demuestra cuán fuerte es el cariño y el legado de papá. Cuidar lo que queremos es tener los zapatos bien puestos.

POST A COMMENT