Sorry, no posts matched your criteria.
Image Alt
 • Expertos  • Nuevas Historias / Nuevos Caminos

Nuevas Historias / Nuevos Caminos

Luego de una temporada en la que pasaron olvidados, tus zapatos poco a poco vuelven a las pistas en una nueva etapa durante un gradual desconfinamiento.  Los bototos cómodos que ni alcanzaste a usar en invierno, las zapatillas regalonas y por supuesto, ese par que siempre te salva a última hora porque sabes que va bien con todo.

Nuestros zapatos, los de siempre, siguen estando ahí pero quien los calza ha cambiado. Hoy disfrutamos con cosas que antes dábamos por sentadas: salir a caminar, respirar, sentirnos seguros y tranquilos en casa, una buena conversación con amigos, un abrazo de tu familia, dar un paseo por la ciudad.

Hoy, caminamos hacia una nueva puerta que se abre ante nosotros para ver el mundo con distintos ojos. Hoy empezamos de nuevo. Damos los primeros pasos a un mundo nuevo porque el lente con el que lo vemos es distinto.

Este verano nos enfocamos en conectar con nosotros mismos y con la naturaleza. En este sentido, nuestros pies son claves para mantenernos enraizados y lograr ese vínculo tan primitivo y sofisticado a la vez y que nos ha costado caro recobrar.

Los indígenas norteamericanos crearon los mocasines a partir de la premisa de ofrecer protección al pie sin perder la capacidad de sentir la tierra y la etimología de este zapato significa literalmente ‘mis pies’.

Actualmente,  corrientes como el grounding y earthing hacen hincapié en cómo caminar descalzos nos permite recibir la energía de la tierra, que se traduce un suministro ilimitado y continuamente renovado de electrones libres y móviles presentes en la superficie.

Si bien al salir de casa necesitamos calzar nuestros zapatos, es innegable que nuestros pies representan la conexión con la naturaleza, sobre todo cuando estamos descalzos o llevamos calzado cómodo, hecho de materiales nobles como el cuero.

El estilo y la comodidad son claves en este sentido. El primero, nos remite a nuestra esencia,  refleja nuestra personalidad y gustos. Nos permite enviar un mensaje y comunicar quienes somos a primera vista.

Han pasado meses sin usar nuestros zapatos en desmedro de slippers y zapatillas para estar en casa. Por eso, parte importante de esta transición es una comodidad sin límites: un calzado que nos remita a la alfombra de nuestra casa pero también a la tierra, que nos otorgue libertad para movernos en la ciudad , que mantenga nuestros pies templados en las altas temperaturas y permitan que nuestra piel pueda respirar.

Se viene un verano intenso. Con mascarilla, mucho sol y una transición que formará parte del proceso de esta nueva perspectiva que hemos adquirido. Una mirada respetuosa con el resto y con el medio ambiente, que valora los pequeños detalles, que busca una conexión con la naturaleza, más presente que nunca en el verano al ser una estación amigable y llena de luz, que repercute en días más dinámicos y optimistas.

Ante nosotros se abre esta puerta que nos lleva a continuar con planes que a lo mejor, se vieron suspendidos; con ese hobby que descubriste en cuarentena y que ahora se volvió esencial en tu vida o quizás con ese emprendimiento que estuviste llevando a cabo durante este tiempo.

Quien calza esos zapatos ya no es la misma persona. Somos mejores y estamos listos para disfrutar de los pequeños detalles y seguir trabajando por nuestros sueños. Estamos listos para dar el primer paso.


Contenido desarrollado por: 
Mane Campos
POST A COMMENT